La industria de la moda avanza hacia el metaverso

Metaverso

Ropa NFT para avatares o semanas de la moda digitales. Las marcas de lujo dan un paso al frente hacia la digitalización de la industria.

POR: ALEJANDRO GUEVARA

Tras el traspaso forzado a la pantalla que vivió la industria a raíz de la pandemia de la COVID-19, la ropa digital se hace cada vez más latente. La entrada de la moda de lujo al metaverso es ya una realidad que no para de crecer. Desde la venta de prendas para avatares, hasta semanas de la moda celebradas en realidad virtual: esta industria se introduce de lleno en el metaverso. 

El metaverso ofrece a las marcas de moda la oportunidad tanto de proporcionar una atención posventa, como la de vender NFT (Tokens No Fungibles). Estos últimos consisten en la mercantilización de obras digitales, como ropa virtual, por ejemplo. Es decir, el metaverso permite a las marcas de moda la creación de ropa virtual, la cual es posible comprar o vender en el paradigma digital. 

Son muchas las marcas que han iniciado ya esta transición hacia el metaverso. Balenciaga comenzó lanzando su colección otoño/invierno 2021 a través de un videojuego llamado AfterWorld: The Age of Tomorrow, en diciembre de 2020. Posteriormente, publicó una colaboración con el videojuego Fortnite donde los jugadores podían comprar prendas de la marca para vestir con ellas a sus avatares, además de la colección física que lanzaron. Es más, se prevé que exista una semana de la moda que será celebrada únicamente en el metaverso. El British Fashion Council ha anunciado que eventos en el metaverso para el próximo marzo.

¿Qué es exactamente el metaverso?

Parece no haber una respuesta o definición unánime. El metaverso podría entenderse como el paso siguiente a Internet. Es decir, un espacio digital que, a través de dispositivos y desarrollos tecnológicos, permitirá una experiencia sensorial del usuario mediante la realidad aumentada o la web 2.0, por ejemplo. 

Unos de los principales beneficios que ofrece la moda a través del metaverso es el poco impacto medioambiental que tiene. La industria de la moda se constituye como la segunda más contaminante del planeta. Por lo que reducir la producción de prendas físicas y, en contrapartida, aumentar el consumo digital de ropa, desembocaría en un impacto medioambiental mucho menor por parte de la industria. 

Sin embargo, ¿realmente la sociedad consumiría ropa digital? Un reportaje de Evening Standard reveló que una de cada diez personas admite comprar ropa para presumir de ella en las redes sociales. Esto conlleva, además, a un aumento del consumo de la moda rápida con el fin de presumir del máximo de prendas posibles. Por tanto, si la ropa fuese creada de manera digital, las personas podrían fotografiarse con ellas para mostrarlo en redes sociales sin conllevar a un consumo frenético de ropa física. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de HYPEBEAST (@hypebeast)

Louis Vuitton pionera de introducir la moda en el Metaverso

El número de marcas que se introducen en el metaverso está creciendo exponencialmente en los últimos meses. Louis Vuitton podría considerarse como una de las pioneras en este adentramiento de la moda en el ámbito digital. Debido a que ya en 2019 comenzó a colaborar con el videojuego League of Legends en la creación de prendas digitales, como el baúl para el trofeo del campeonato del juego celebrado en París en 2019.  Es más, en enero de 2020 se lanzó una colección de prendas reales en colaboración con League of Legends con el fin de alcanzar de lleno al público más joven.

Paralelamente, los nuevos anuncios de esta introducción en el ámbito digital han sido Prada y Adidas. Ambas marcas lanzarán una colaboración en NFT. Por su parte, la diseñadora española María Escoté ha permitido el pago en su web mediante criptomonedas con el propósito de estar a la vanguardia de los avances tecnológicos. Con todo ello, la industria de la moda se sigue renovando y avanzando de manera acorde a la sociedad hacia un futuro digital. 

 

Coolturize Team

Celia Amieva, redactora de lifestyle y gastronomía.