La propuesta galáctico-esotérica de Naen: «música para perrear y llorar”

La artista valenciana Naen nos habla de su último sencillo I EAT BOYS: una propuesta de lo más mágica y esotérica. 

 

 

POR: PAULA PÉREZ GÓMEZ DE LEAL

Anna Ferrándiz, artísticamente conocida como Naen es una cantante valenciana. A sus apenas 23 años cuenta con varios singles publicados y una propuesta muy original y sugestiva. Con su particular narrativa llena de magia y fantasía y unas letras potentes y evocadoras, nos presenta su último sencillo: I Eat Boys.

Con este lanzamiento, nos muestra su lado más “gamberro”. Pero este no es el único elemento que ha sorprendido y conquistado a parte iguales. Con I Eat Boys es imposible quedarse estático ante lo palpitante de su beat electrónico, que fusionado con la versatilidad de su registro vocal consigue introducirnos en la canción desde el primer segundo.

 

 

Coolturize: Primero que todo… ¿Cuándo empezaste a dedicarte al mundo de la música y por qué?

Naen: Comencé desde muy pequeña, primero en el conservatorio de música clásica como percusionista, algo que abandoné a los 15 años porque me di cuenta de no era lo que me apasionaba. Y luego haciendo trabajos varios como cantante y bailarina al mismo tiempo que iba dándole forma a mis canciones y mi proyecto personal.

Desde pequeña he estado cantando a todas horas y he tenido siempre muy claro que quería dedicarme a la música, y aunque he ido haciendo cosas bastante variadas nunca he perdido el foco.

 

C: Tu primer EP, SIX, salió en 2019 y consta de seis temas originales escritos en inglés ¿Cómo dirías que ha evolucionado tu proyecto desde su publicación hasta ahora?

Naen: Creo que para nada soy la misma persona que cuando creé esos temas, así que mi proceso creativo ha cambiado ¡literalmente en todo! Los temas de mi EP SIX nacieron, desde las letras a las melodías, de la improvisación pura y dura.

Conforme salían de mí las melodías o las palabras, así se quedaban. Esos temas los creé desde la necesidad de expresarme y sacar fuera de mí emociones muy incómodas, no le daba demasiadas vueltas a nada después de eso.

 

 

Creo que a día de hoy trabajo con mucha más dirección y una visión más perfeccionista. Sobre todo creo que lo que más ha cambiado en mi proceso es la parte de escribir letras. Siento que antes simplemente «vomitaba» mis emociones sin ningún tipo de propósito. Ahora, aunque al final mis canciones nacen de esa misma necesidad de expresar y transmutar lo que siento, me gusta crear un imaginario.

Cada palabra me transmite un mood o imagen visual, y en base a eso voy construyendo lo que sería el «universo» de mis canciones.

 

C: Perreo Virtual es uno de tus temas más conocidos. Con este neo-perreo te distancias musicalmente de lo que habías hecho hasta el momento. ¿Cómo recibió la gente este cambio? ¿Y qué significó para ti?

Naen: Fue un cambio muy bien recibido la verdad. Yo lo viví como un momento de inflexión dentro de mi música. Estábamos en contexto cuarentena en medio de una pandemia, así que dentro de esa densidad y preocupación que había en el ambiente, el poder componer canciones fue una vía de escape, y diría que la cuarentena fue un momento bastante positivo de cara a explorarme musicalmente.

 

 

Con Perreo Virtual comenzó algo que a día de hoy sigo haciendo, que es no solamente utilizar la música para desfogarme, sino para generarme cambios de mood cuando los necesito.

“Antes usaba la música para echarle gasolina al fuego (de mis emociones), y a partir de Perreo Virtual también comencé a utilizarla para empoderarme y sacarme a mí misma de estados mentales negativos»

En cuanto al cambio de género, supongo que para la gente que me escuchaba en ese momento sí fue un contraste, pero para mí no tanto, dado que mis playlists van de un sitio a otro musicalmente hablando, y me parece normal que mi música también lo haga. No pienso que yo haya dejado de hacer lo que hacía antes, simplemente me muevo por un abanico más amplio y creo que eso es genial.

C: Nos morimos de la curiosidad… ¿Cómo ha sido el proceso de creación de I Eat Boys? ¿Tienes pensado crear otros temas con ese carácter agresivo?

Naen: Literalmente I EAT BOYS fue una canción que creé después de ver Jennifer’s Body por primera vez, de ahí las referencias en la portada y en el vestuario a esa película —que me parece icónica, por cierto—.

 

 

A nivel personal, para mí I EAT BOYS es una oda a la rabia, al ponerte a tí por delante de la
gente que te hace daño. Es un tema que obvio canto desde el humor, pero me viene muy bien para empoderarme y no dejarme pisotear. Personalmente lo vivo como un punto de cambio, dado que siempre empatizo más con el mundo que me rodea que conmigo misma (cosas de Piscis hahahaha) y eso hace que sea muy complicado para mí enfadarme, mostrar mi rabia y poner límites cuando es necesario.

También me mola desencasillarme de ser simplemente una chica dulce que canta canciones sobre sus «movidas relacionales» desde un punto pasivo, así que supongo que sí, se vendrán más canciones agresivas.

 

C: Además de tu último single en 2022 has publicado otros dos sencillos con títulos bastante llamativos: Tóxico y Egoísta. ¿Qué querías transmitir con estos temas? ¿tienen alguna relación entre sí?

Naen: Todas las canciones que estoy sacando este año forman parte de la misma historia. Yo las veo como capítulos que van contando de a poco un proceso de sanación después de haber estado en relaciones tóxicas. Esta historia a nivel visual la siento como haber caído desde lo más alto del espacio intergaláctico hasta lo más profundo del subsuelo, y desde ahí ir poco a poco subiendo y transitando emociones incómodas.

 

TÓXICO para mí es este momento en el cual tocas fondo y terminas acostumbrándote y normalizando estar mal»

Porque sí, tocar fondo es desagradable, pero a veces es fácil acomodarse ahí, porque tirada en el suelo no se está tan mal (o eso te dices a ti misma) y porque ya has construido una zona de confort, aunque en el fondo sabes que ese lugar en el que estás no es sano para ti.

EGOÍSTA es un despertar a las adicciones (de cualquier tipo) y los enganches emocionales que te hacen estar ahí atrapada”

Egoísta es la carta del diablo del taror. Al final de lo que habla esta carta es de estar atade a tus propios miedos, enganches, adicciones y pasiones bajas, e incluso llegar a confundir todo esto con amor.

 

 

C: Uno de los elementos más presentes en tu música es ese toque galáctico y mágico, y te defines como una ciberhada galáctica. ¿Qué representa esto para ti?

Naen: En mi imaginario esta historia la narro yo como hada ciber-galáctica que baja desde la 5ª dimensión a experimentar y transmutar las emociones incómodas.

Para mí las palabras clave en este proyecto son GalácticoEsotérico, siendo la parte galáctica la más vacilona, niñata y chulesca, y la parte esotérica la más conectada con las emociones propias, bruja y vulnerable.
Creo que estos dos conceptos son los que más pueden representarme a mí dentro de la música que hago, y me gusta poder acompañarla con toda esta narrativa mágica, dado que desde pequeña me ha fascinado el mundo de las magical girls como las Winx, Sailor Moon o Pichi Pichi Pitch. Así que, en definitiva, con mi música estoy creando mi propia historia de anime.

 

Neotalents musicales: Naen y su Perreo Virtual

 

C: Tus canciones consiguen meternos en un universo propio lleno de dramas amorosos pero a la vez dan muchísimas ganas de perrear. ¿De dónde surge este estilo tan propio?

N: Supongo que nace de mis referencias tanto de series, como visuales y musicales. Me gusta crear música inmersiva y llevar a la gente a mi mood.

«Lo que mejor lo define es: música para perrear y llorar»

También tengo una influencia muy clara —aparte de las magical girls y de las Winx— de películas como son Mean Girls, Jennifer’s Body, y en general lo que yo definiría como “Niñateo”, que es esta expresión de la feminidad exagerada y que sobretodo en cine se ha presentado como «mala»: Sharpay Evans, Regina George, Jennifer Check, etc etc.

 

 

 

 

 

 

Coolturize Team

Celia Amieva, redactora de lifestyle y gastronomía.