María Escoté da inicio al fin de esta edición de MBFWMadrid, lanzando un mensaje muy claro: la sostenibilidad, y lo hace de la mano de Wallapop. Cada prenda que ha presentado en su colección ha sido creada de prendas que la diseñadora había comprado, y en su taller han descosido y creado algo nuevo.

El siguiente desfile fue el de Miguel Marinero, presentando la colección Arrecife. El color estrella de la colección han sido los azules, llevando el azul más claro y luminoso al negro más intenso, representando con esto las profundidades marinas, añadiendo tonos verde alga, rosa empolvado, morado y blanco.

La prenda más destacada de la colección han sido los vestidos entallados con corte mini, potenciando la figura femenina y sexy.

Ulises Mérida da comienzo a la última tarde de esta edición, y lo hace presentando su colección más casual, optando por moda urbana y cómoda.

El diseñador, como en cada desfile, sigue apostando por la camisa Betina, que es ya un símbolo en su moda, aunque esta vez la ha mostrado en un tamaño oversize y largos asimétricos.

Mérida ha creado estilismos combinando la camisa con faldas midi y pantalones culotte.

La paleta que ha usado para esta colección está formada por: azul, verde, blanco, coral y fucsia.

Marcos Luengo ha presentado una colección muy funcional, basada en la silueta de la mujer, en el color y en los acabados lisos.

Destacamos los escotes asimétricos, el largo midi y el contraste de color en las combinaciones de cada estilismo.

Los accesorios también han ocupado un lugar importante en la colección.

 

Y para terminar esta fantástica semana de la moda, Duarte presenta su colección para la primavera-verano 2020, en la que destacan los cortes oversize.

La paleta cromática usada en esta colección se basa en tonos suaves crudos. Pero rompe esta paleta con naranja y azul con la técnica tie-dye, cuadros en verde y estampados marrones y burdeos.