Si eres un seguidor de cuentas como Diet Prada seguro que llevas ya unas semanas oyendo hablar de Pooey Puitton...

Pooey Puitton es un bolso, con forma de caca (sí, de caca) con un estampado similar al más característico de la lujosa marca Louis Vuitton. El propio nombre ya se parece, formado por Pooey (que podríamos traducir como ‘caquita’). En el interior del mismo se encuentra un kit de slimes, orientado a niños. La forma del bolso, el estampado, y el nombre han parecido molestar a Louis Vuitton quien ha tomado este juguete como una ‘parodia’ de su marca.

Pero aquí entra en juego el plot twist, ya que no ha sido Louis Vuitton quien ha interpuesto la demanda sino la empresa de juguetes de California  que fabrica los bolsos la que ha demandado a Louis Vuitton para impedir que la maison francesa interfiera con sus ventas de su bolso de juguete.

En una demanda presentada el 21 de diciembre en la corte federal de Los Ángeles, MGA Entertainment Inc. dijo que ningún consumidor razonable confundiría a Pooey Puitton, que se vende a 59.99 dólares, con los lujosos bolsos de Louis Vuitton. MGA se refirió a Pooey Puitton como parodia protegida «diseñada para reírse y criticar esa riqueza y celebridad asociada con los productos de Louis Vuitton«.

«El uso del nombre Pooey y del producto, en asociación con una línea de productos de ‘caca mágica de unicornio’, tiene por objeto criticar a los ricos y famosos, el nombre Louis Vuitton, las marcas LV y su consumo conspicuo», dice la denuncia. La empresa creadora de Pooey ha buscado a través de una declaración judicial demostrar que Pooey Puitton no infringe los derechos de propiedad intelectual de Louis Vuitton, y que está protegida contra la parodia y el uso legítimo.

Aún nos queda ver cómo acaba esta historia, pero nosotrxs, al igual que Diet Prada, no sabemos si estamos horrorizadxs o maravilladxs con Pooey.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.