Anoche todas las luces que seguían a Alfred, brillaron con más fuerza que nunca. A las 00.00 nacía el primer proyecto en solitario de Alfred García tras su paso por la academia hace ya casi un año: 1016.

“Llegaron las 00.00 abrí el Spotify, introduje su nombre, me puse los auriculares, apagué las luces, puse el play y me dejé llevar completamente. Una tras otra las composiciones de Alfred se convertían en canciones con melodías que contaban una historia, que entraban en ti sin llamar, y llegaban a desgarrar lo más hondo que tenía y con lo que pensaba que ya no contaba”

Han sido meses de inquietante espera para todos los fans del cantante y compositor catalán, pero “1016” ya está aquí.

Quería reivindicar que más allá de un número hay canciones y una persona que hace música”

Muchos llevábamos contando los días para el lanzamiento desde que lo vimos un 23 de octubre en la gala 0 de operación triunfo 2017, y ese conteo se intensificaba a medida que pasaban las semanas en el concurso y lo empezábamos a conocer como persona y artista.

Con o sin su música, pero siempre con su talento ha demostrado estar ahí para el mundo. En eventos benéficos como la gala People in red, en la que pudimos escuchar “Por si te hace falta” un tema dedicado a la amistad y a la vida, que ahora suena en su disco, o sus infinitos compromisos con ONG’s como Proactiva Open Arms,  y muchos otros proyectos personales y profesionales en los que se ha involucrado. Demostrando así tanto su calidad musical, como humana.

Al mismo tiempo que iba luchando incansablemente por acciones sociales, estaba componiendo el disco de sus sueños, como él mismo ha declarado.

El chico del trombón saca hoy su primer disco 1016, al que él mismo ha definido como “rock de autor y de canciones sin techo”.

1016 ha sido mucho más que su número de casting, fue la hora que escogió el artista hace unas semanas para hacer públicos los títulos de sus temas. Un divertido juego que le permitía conectar directamente con el público a través de las redes sociales, haciendo que  todos sus seguidores estuviesen pendientes del reloj cuando las 10:16 PM se acercaban.Al más puro estilo Alfred, sin dejar indiferente a nadie.

Gran parte de las canciones que encontramos en el disco 1016 fueron compuestas durante su paso por la Academia de Operación Triunfo, donde con bolígrafo y libreta sobre el piano y sus dedos sobre las teclas iba regalando a los seguidores del programa la posibilidad de ser testigos de la composición de su disco y así formar parte de éste. Una tras otra las composiciones de Alfred tomaban forma y se iban convirtiendo en canciones, con melodías y una historia que contar, que entraban en ti sin llamar, y llegaban a desgarrar lo más hondo que tenía y con lo que pensaba que ya no contaba. En el podemos encontrar muchas referencias claras como los viajes a la década de los ochenta y el homenaje a referentes míticos de la música como David Bowie o Michael Jackson.

El single, enmarcado en un ambiente que recuerda a grupos del panorama nacional como Love of Lesbian o artistas como Pablo López o Leiva, y una estética sideral, resume en 3:13 minutos todo lo que el prometía, toda su esencia. Tras este single se encuentra la realidad de dejar atrás un pasado y emprender el vuelo hacia otros planetas barra oportunidades. Enfundado en un traje de astronauta vence a la gravedad para comenzar una nueva etapa.

Anoche, como era de esperar, escuché todo el disco y decidí dejarme llevar y anotar en un papel, aquellas sensaciones que viajaban en mí mientras sonaba.

Aquí os dejo mis sensaciones canción a canción:

1016 la esencia del cantante en sí misma. A lo largo de los 16 temas Alfred hace referencia a sus raíces con el ‘Himno del Prat’,a su cultura y lengua con la composición catalana de ‘Et vull veure’ , una canción en colaboración con Amaia, que se une a las variadas colaboraciones que nos ha regalado en su disco. Podemos encontrar referencias a la capital catalana en su tema “Barcelona”, aunque no es esta la única ciudad a la que le dedica una composición, ya que también podemos encontrar canciones para Londres’,una de sus composiciones en la  Academia y otras dedicadas a ‘Madrid’ y‘Sevilla’.Otro de los temas, (para mi un himno,) que no podía faltar en este trabajo es ‘Que nos sigan las luces’ compuesta en un principio por su amigo y compañero desde la semana de Eurovisión Nil Moliner, con el que mantiene una gran amistad. ‘Let me go’ en colaboración con Santi Blames, vocalista y letrista de Love of Lesbian. Y el single que sacó el pasado 5 de diciembre ‘De la Tierra hasta marte’ y que ya cuenta con más de 1,3 M de reproducciones en Youtube, y sobrepasando en millón en la plataforma de Spotify, entre muchas otras.

Mi escucha empezó aleatoriamente por  De la Tierra hasta Marte. Muchos ya la conocíamos ya que fue el single que sacó poco más de una semana.  Con toda la felicidad que me inundaba por dentro en ese momento, tomé aire y la canté a pleno pulmón para los sueños que llevo dentro, estos parecieron despertarse.

Acabó esta y empezó Que nos sigan las luces, para mí, desde el primer momento que salió la consideré un himno para mi vida. Destacaba las rarezas con las que tantas veces me había sentido identificada y me invitaba a darles luz, a que las mostrase cuando siempre había considerado tenerlas escondidas. Y se iluminaron.

Luego llegó Wonder, desconocía de que trataba aquella composición pero aún no llevaba 30 segundos de la melodía inicial y sabía que no quería que esa canción se acabase nunca. Me recordó a James Bay y John Mayer, esos a los que tanto suelo recurrir cuando los días no son todo lo que esperaba. Cuando apareció la voz de Pavvla  en la canción, mis ojos se cerraron y  mi mente viajó en un coche, con unos auriculares puestos en los que sonaba esta canción, con destino a algo que sabía seguro que me va a cambiar.

Empezaba a sonar Barcelona, desde que la escuché supe que esa canción no podía faltar en su disco. En inglés, con la sensibilidad de querer ser y disfrutar de la vida. Mostrar la parte más tuya, viendo una ciudad a través de unos ojos ilusionados por vivir, y dejando un recuerdo en cada rincón de la ciudad.

¡Madrid!  Cuántas y cuántas canciones hablan de ti y todas ellas te hacen justicia. Madrid ciudad que tiene tanto, que tanto ofrece, que  tanto guarda y que tanto esconde. Para mí Madrid es ese amigo que siempre está, que poco ves, pero nunca pierdes. Es el caos y el orden, son las risas, los bares, las cervezas, los mejores recuerdos con tu mejor amigx, aquellos que quieres guardar dentro de un frasco que poder abrir de vez en cuando pero poder disfrutarlo siempre.

Let me gocon Santi Balmes, si eso no es magia, que cambien la definición y en su lugar pongan esta canción. Una leyenda del indie nacional y un recién estrenado artista que empieza a marcar los pasos que puede ser que algún día le lleven a convertirse en leyenda. El momento en que entra Santi, en ese mismo instante y en ese giro, deseé  adelantar el reloj y volar a un Festival en verano con una cerveza en la mano, sintiendo  el sol de fin de tarde y no dejar de saltar.

Es el turno de La Ciudadel piano, la fuerza, el desgarre por recordar, por remover los recuerdos, por sacar lo que llevas dentro. El sonido de ciudad, en el que piensas que entre tanto ruido no podrás escuchar tus pensamientos, pero con los que te acabas dando cuenta que  estos no hacen más que reencontrarse contigo.

El himno del Prat, me parece una maravilla. No soy del Prat, y geográficamente  disto de serlo. Pero admiro la capacidad y la sensibilidad para hablar así de las raíces de uno mismo. Considero que siempre es necesario al recordar donde estamos, nunca olvidar de donde venimos.

Sevilla, a pesar de ser una ciudad que desconozco, admitido que siempre he reconocido aquello que dicen que tiene un color especial.  Madrid era ese amigo que siempre está, y Sevilla es para mí como todas esas cosas inesperadas que te pasan, que no sabes donde te llevarán pero que te invitan a dejarte llevar, a no preguntarte el que va a pasar, y simplemente saber que si estás siempre donde quieres estar nada tiene porque salir mal, porque acaban dándole el color que muchas veces había querido borrar.

No cuentes conmigo, es una canción  al pasado, a los que cedemos,  a los errores que hemos cometido, al tiempo que  perdido y también al que ganado. A lo que nos mantiene. Una canción hecha vida, una vida que por mucho que pase sigue pesando, que no se marcha, que es verdad, que es recuerdo, que es herida y que siempre pase lo que pase será siempre de la eternidad.

1016 es una realidad, es su vida, su historia hecha una vez más canción. La eternidad de está frente a un  reloj de arena recién girado. Todo lo que somos, lo construimos día a día pero seguimos siendo cada vez más en cada día que pasa. Lo que vemos, sentimos, transmitimos, sufrimos, reímos, lloramos, callamos, mostramos y escondemos.

Lo que te puedo dar, tiene ese sabor del rock clásico que tanto quieres escuchar. Lo que te puedo dar, es lo que es, con todo y sin nada. La esencia de ser fiel a uno mismo, y apostar por lo que quieres y crees. Apostar por uno mismo.

Volver a Londres siempre será uno de mis viajes pendientes, y aunque hubiese ido mil quince veces, sin duda apostaría por volver una mil dieciséis. De las primeras composiciones que conocimos de él, la siento tan cercana, tan de hogar, que la escucharía una y otra vez.

Musicalmente hablando, lo considero un disco estratosférico. Y a nivel de composición interestelar.  Felicidades Alfred, sin duda con tu disco hemos salido ganando, porque la música es eterna.

 

Y ahora te preguntarás ¿Dónde lo podremos encontrar?

Pues hoy mismo ha comenzado su gira firmando discos y estará en ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Málaga. Para los conciertos de presentación de 1016 habrá que esperar un poco más ya que están previstos para primavera. Con este buen sabor de boca, solo nos queda correr al sitio más cercano y hacernos con 1016 y así emprender el vuelo a través de sus canciones.

Ya lo decía él, “es de esas personas que lo apuestan todo” y pueden salir ganando.

Hoy más que nunca: Bienvenidos a 1016.

Sara Santatecla

Maestra, reinvindicativa, feminista y libre. Adoro escribir, vivir, el arte en general y la educación especial. El café siempre con leche, un buen libro y una buena banda sonora.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.