View Gallery 46 Photos

El pasado día 17 de enero tuvo lugar en el madrileño Wizink Center el concierto solidario Lenovo Sounds Different.

¿La premisa? Reunir algunos de los grupos indies más importantes del panorama nacional con el objetivo de recaudar fondos para varias organizaciones benéficas y causas solidarias. Al comprar la entrada, el usuario decidía a que organización y proyecto se destinaría el dinero de su entrada, habiendo tres distintas para elegir.

El concierto se asemejó más a un pequeño festival de un día que a un simple concierto.

Dio comienzo a las 7 de la tarde con Ayer, el grupo revelación, que supuso una gran sorpresa para todos, con unos ritmos muy maduros, pinceladas indie rock y mucho carácter propio.

Les siguieron Maico, conocidos por temas como Hey Hey o How we Dream, el grupo mallorquín hizo vibrar al público del Wizink con un directo de impresión.

Entre grupos, se pudo disfrutar de los Ochoymedio DJ’S y posteriormente Dorian DJ quienes convirtieron las esperas entre bandas en una auténtica fiesta. Posteriormente dieron paso a Siloé, que llenaron de indie con mucha esencia española y de una gran potencia de voz el palacio de los deportes.

Les siguió Neuman que trajo el toque más rockero con temas como Turn It.  La fiesta en su máximo esplendor vino de mano del grupo murciano Varry Brava, que tocaron algunos de sus temas más conocidos e hicieron bailar y saltar a todo el público a ritmo de canciones que no pararon de sonar. Elefantes vinieron dispuestos a llenar de su optimismo el recinto y así lo hicieron, con ritmos festivos alegres y un ritmo digno de envidiar.

Se acercaba el final de la noche y con él las apuestas musicales más fuertes del festival.

La primera de ellas llegó con La Habitación Roja, quienes mezclaron éxitos de su nuevo álbum para finalizar con su hit Ayer, que el público coreó y cantó al unísono.

Por último y como broche de oro del concierto subió al escenario Love of Lesbian, capitaneados por Santi Balmes, el grupo catalán ofreció un auténtico derroche de luces y efectos gráficos, con canciones de su álbum el Poeta Halley  y como acostumbran, aprovecharon para dedicar unas palabras cargadas de crítica y otras dedicadas a las causas solidarias que se apoyaban  en el concierto. Además recordaron que este año se cumplen 20 años de su éxito 1999. 

En resumen una velada llena de (buena) música, y que si es con motivo de una causa solidaria deja aún si cabe, mejor sabor de boca.