Carlota Mad: La voz que deslumbró en la MBFWM

Descubrimos a Carlota Mad en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid

De la pasarela de Inuñez a la Moby Dick, estará presentando su último trabajo el próximo 7 de febrero

En la MBFWM no sólo nos deslumbró la moda. Entre tanto talento, también encontramos espacio para contemplar la maravillosa voz de Carlota Mad, amenizando el desfile de Inuñez. Una artista con un tono cálido y cercano, que enamoró al público que se encontraba mezclado entre tanto arte, y tanto estilo.

Unos diseños inspirados en Monet, en esa incursión hacia el arte impresionista. Entre tonos azules, rosáceos y anaranjados y texturas que reflejan las acuarelas, el agua, encajaba la voz de Carlota Mad. Historias sensibles, realistas, de esas que nos tocan la fibra. Una artista que ahora también presentará su repertorio en la mítica Moby Dick el próximo 7 de febrero, y con la que no hemos podido evitar hablar.

 

¿Qué te impulsó a comenzar a componer a los 14 años y qué te ha hecho llegar hasta aquí?

La música siempre ha sido mi forma de evadirme del mundo. A los 9 años, comencé a dar clases de técnica vocal en una escuela de Madrid y un par de años más tarde empecé a dar clases de guitarra y piano. Lo de componer llegó de forma natural… A los 14 años, estaba en plena época adolescente. Tenía muchas inseguridades y me costaba entenderme. Entonces, encontré en la composición una forma de hacerlo, consiguiendo desahogarme y canalizar mis emociones.

Empezaste a componer en inglés… ¿volverías a tus comienzos o ya te quedas con el castellano?

Los idiomas siempre me han fascinado. Especialmente el inglés. Mi padre se pasaba todo el día hablando en inglés por su trabajo y teníamos una cuidadora que nos hablaba en inglés. Además, recuerdo que nos ponían las pelis en versión original, con lo que cada vez se me daba mejor entender el idioma y hablarlo. Por otro lado, gran parte de mis referentes musicales son músicos de habla inglesa como Stevie Wonder, Michael Jackson o Amy Winehouse, y supongo que con todas las influencias que tenía por aquel entonces, me surgió componer de esa forma. También es cierto que al cantar en inglés sentía que no estaba siendo tan “explícita” al expresar mis emociones, ya que era un idioma que no todo el mundo iba a entender, y me gustaba más cómo sonaba mi voz  en inglés. Sin embargo, con los años, concretamente tras mi primer desamor, con 20 años, escribí mi primer tema en castellano de la forma más natural, como si fuese una carta a esa persona con la que había compartido tanto. Y en ese momento, empecé a abrirme en canal expresándome en mi propio idioma. A día de hoy, la mayor parte de mis composiciones son en castellano, pero no he dejado de componer en inglés ni descarto publicar alguna canción en dicho idioma.

¿Han sido las redes sociales un aliado para promocionarte?¿Qué consejos darías sobre esto a otros artistas emergentes?

 Desde luego que sí. En mi caso, mi marca musical ha nacido en las plataformas digitales. En 2014, publiqué mi primer vídeo musical en Youtube y causó tan buena respuesta entre mis familiares y amigos, que fue en ese momento cuando me decidí a publicar contenidos musicales de forma más asidua en mis redes sociales. Sin saberlo, estaba desarrollando mi propia imagen de marca y con los años la he ido perfilando, de hecho todavía estoy en proceso de definir bien cuál es mi estilo y hacia dónde voy. Mi consejo para otros artistas emergentes es que usen las redes sociales como herramienta para visibilizar sus contenidos y captar audiencias, pero que nunca se basen únicamente en eso.
Para mí, no hay nada que funcione mejor que el directo,
al final, esa es la única forma de que un seguidor se convierta realmente en un fan de tu música o, por el contrario, la rechace. Por lo tanto, no debemos quedarnos únicamente con la actividad en redes porque a veces, el número de seguidores o incluso de “likes” de un contenido, no reflejan el verdadero impacto del mismo ni tampoco determinan que sea de calidad. En definitiva, el uso de redes es importante para la promoción de nuestra música en un mundo cada vez más digitalizado.

Tus letras hablan desde lo personal, son historias que inspiran, nacidas del interior para vernos reflejados ahora nosotros en ellas… ¿notas la conexión con el público al interpretarlas?¿qué sienten ellos y qué sientes tú?

 Desde luego que lo son. Para mí la música es una forma más de contar historias y, en mi caso, todas esas historias han nacido de mis propias vivencias o de las de personas o situaciones que me han inspirado a componerlas. El hecho de que haya gente que a diario me exprese lo mucho que le llega una canción y cómo la relacionan con alguna experiencia suya es, sin duda, una de las razones por las que disfruto tanto de mi trabajo. Ha habido ocasiones incluso en las que mis propios músicos se han emocionado con alguna de mis canciones porque les ha recordado a alguien o algo y para mí, eso es super especial. Es una sensación que no sé explicar, pero que me motiva muchísimo a seguir componiendo.

Aunque es ahora cuando estrenas tu primer EP, bien es cierto que te hemos podido ver en otros lugares…

Efectivamente, es ahora cuando estreno mi primer EP, que es como si fuese mi primer “bebé” porque estoy ansiosa por sacarlo a la luz, pero no es la primera vez que canto sobre un escenario. Afortunadamente, llevo ya algunos años dando conciertos en diferentes salas, garitos o eventos y eso me ha ayudado a ganar tablas y a creérmelo más, en el buen sentido. Siempre he sido muy tímida y el salir a cantar en escenarios delante de mucha gente ha hecho que consiga soltarme y mostrarme tal y como soy. Para mí es fundamental ser natural y no vender ninguna imagen de alguien que no eres.

¿Qué sientes al saber que vas a tocar en Moby Dick, uno de los locales míticos y sala de referencia, para muchos, de la capital?

 Siento una mezcla de emociones. Por un lado, siento mucho respeto. Es una sala muy mítica por la que han pasado bandas con mucho recorrido y además tiene un aforo bastante más grande que las salas en las que acostumbro a cantar, por lo que quiero estar a la altura. Por otro lado, siento mucha ilusión. Moby Dick es una sala en la que siempre he querido tocar, desde que fui por primera vez a ver un concierto, y el hecho de que vaya a hacerlo el día de la presentación de mi primer EP lo hace aún más emocionante.

Hemos visto publicados uno de tus singles, esta vez sí en inglés, junto a Curricé… ¿cómo surgió esto?¿Qué aprendizaje has sacado de esta experiencia?

A Curricé le conocí a través de mis productores y fue él quien me propuso grabar un tema juntos para su canal de Youtube.
Desde ese momento, he tenido la suerte de conocerle mejor y es una persona con muchísima personalidad y muy inteligente.
De él, he aprendido mucho sobre cómo funciona la industria. Además, es muy generoso y, en este “mundillo”, no es tan fácil dar con gente así.

Si tuvieras que descubrirnos tu música en pocas palabras, dirías que…

Diría que mi música es como yo, impredecible, espontánea y sorprendente. A día de hoy, sigo descubriendo mi estilo, así que no me gusta encasillarlo en un género. Mi música es mi forma de expresarme, de abrirme en canal con todo el mundo y sacar lo mejor de mí. Hay días que mi música es más cañera, otros más triste y otros, simplemente es inexplicable. En cuanto a aspectos más técnicos sobre mis canciones, estoy trabajando mucho en eso con mis productores y me están ayudando a encontrar los sonidos que más me identifican. A día de hoy, podría decir que mi música lleva una producción actual, pero sobre todo, hay gran parte de mi esencia en ella.
Blanquinni

Jefa de Sección Música

Redactora especializada en música y fotografía de conciertos. Crónicas, preescuchas, festivales... ¡todo lo que necesitas saber! Movimiento en la escena indie y underground de la capital. management@blanquinni.com

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.