Merlí: Sapere Aude, el spin-off de la serie catalana Merlí, se estrenó el pasado mes de diciembre en Movistar +. La serie se enfrenta al reto de seguir con la esencia de Merlí, pero sin Merlí.

Pol Rubio, interpretado por Carlos Cuevas, toma el relevo protagonista en el spin-off tras la muerte de Merlí en el final de la temporada. El alumno privilegiado se decide a seguir los pasos de Merlí y estudiar Filosofía al acabar bachillerato. Es aquí cuando damos comienzo a esta nueva entrega.

Abandonamos el entorno escolar por el universitario y con ello, la serie adopta un tono más maduro y centrado en temas nuevos como la conciencia de clase. Uno de los puntos fuertes de Merlí era el debate que se generaba entre los personajes a partir de temas, pensamientos y autores que proponía el profesor de filosofía. Estos discursos que daba Merlí ya no son tan frecuentes y aparecen en contadas ocasiones, a pesar de que, a través de las acciones de los protagonistas y sus contradicciones podemos seguir asistiendo a debates, ya sean internos o en grupo.

No tarda mucho la universidad en darle a Pol una sustituta de Merlí. La Bolaño con sus dramas personales y sus acciones provocativas en clase recuerdan mucho al antiguo mentor. Y aunque en los diálogos nos repitan que no es Merlí, sus acciones si nos hacen ver que han intentado una especie de Merlí 2.0 con ella. Es precisamente en sus dramas personales donde encuentra desarrollo una de las tramas más interesantes de la serie en la que podemos ver también a Gloria Ramos, Collantes en Campeones, dar vida a su hija. A pesar de ello, el papel de María Pujalte no consigue atrapar tanto como el papel que interpretaba Francesc Orella.

Respecto a la realización, es muy fácil ver el aumento de la inversión y calidad a la hora de grabar que ha ganado la serie con Movistar +. En las tres temporadas de la serie original estábamos acostumbrados a ver pértigas que se colaban en el plano y algún que otro fallo de raccord. Sin embargo, en esta ocasión, no solo no se aprecian fallos a simple vista, sino que la calidad artísitca de los planos ha mejorado notablemente con imágenes mucho más cuidadas y bonitas.

Aunque pueda decepcionar encontrarnos con un mundo tan distinto al de Merlí, saliendo de la cercanía y confianza del instituto y  perdiendo de vista muchos personajes a los que nos habría gustado ver, no debemos olvidar que se trata de un spin-off y no de una cuarta temporada. Su autor, Héctor Lozano, ha acertado en qué señas de identidad traer.

Aun queda mucho por pulir en una segunda temporada que ya ha confirmado la plataforma a través de un video en el que es precisamente La Bolaños, y no Pol, quien nos lo cuenta.

Adela Domínguez

Me encanta el cine, las series, la literatura y la cultura en general. Siempre estoy aprendiendo idiomas. Entre una cosa y la otra estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual.