‘SO SHE DOESN’T LIVE’: una desgarradora historia de violencia machista

so she doesn't live

 ‘So she doesn’t live’ es una radiografía del cruel asesinato de una joven bosnia. Basada en un hecho real, compite la 36 Mostra de Valencia.  

Aida (Aida Bukva), joven de 24 años y protagonista de So she doesn’t live, trata de rehacer su vida tras dejar a su violento ex novio. Pero él no está conforme con la ruptura y la presiona cada día. Ella solo quiere vivir a su manera, ser independiente y dueña de su destino. Decide entonces hablar con él y, cuando piensa que todo terminará pronto, sucede lo inevitable.

Lo inevitable es eso que leemos a diario en las páginas de los periódicos o escuchamos en los telediarios: la muerte a mano de su ex pareja.

En este caso son dos hombres (interpretados por Dino Sarija y Enes Kozlicic) los que llevan a cabo el macabro asesinato. El ex novio de Aida y su mejor amigo. Y lo hacen de la forma más atroz y violenta, desahogando su instinto más animal y destructivo. «Aquello no fue un crimen pasional o motivado por los celos, fue un deseo de aniquilar», dijo director bosnio Faruk Loncarevic.

 

So she doesn't live
Fotogramas de So she doesn’t live

Una de los momentos más impactantes es cuando uno de los asesinos pone en duda lo que acaban de hacer. «Ahora ya eres un hombre de verdad», le dice su compañero.

Rodada en 5 días y con 20.000€ de presupuesto, la tercera película de Loncarevic es una sucesión de planos secuencia fijos, de tiempos dilatados y diseñados al milímetro. Imágenes limpias y ordenadas a la vez que desagradables muestran todas las etapas de la crónica desde los puntos de vista de la víctima y los agresores. Todo ello de forma fría y cruda.

 

Laura Botta

EDITORA Y REDACTORA

Cine • Teatro • Música • Cultura lauradsbotta@gmail.com