Por la Libertad grita lo que el gobierno Turco ha intentado silenciar: la resistencia de las camaradas kurdas en Diyarbakir. Esta reivindicación  sociopolítica ha llegado a España de la mano de la Mostra de València.

En verano de 2015 una joven kurda regresa a Diyarbakir, donde el Estado Islámico ha asesinado a su hermano, para unirse a los 100 días de revolución. Las represiones del gobierno son cada vez más duras y las camaradas se preparan para lo peor. 

Nadie puede correr más que una bala y en la ciudad que es ya un polvorín cada día mueren demasiadas almas. Explosiones, balas y violencia arrasan con todo. Una catástrofe que el Estado Turco ha intentado que no viera la luz. Pero los kurdos sí quieren llamar la atención sobre estos acontecimientos y mantener vivo el recuerdo de todos los mártires.

El primer largometraje de Ersin Çelik explora conceptos como la unión, la amistad o la pérdida de jóvenes que se aventuran a sujetar un arma por primera vez en sus vidas persiguiendo el deseo de libertad.

Es una película bélica que se centra más en el conflicto armado que en el drama personal. Por eso no he conseguido empatizar con los personajes de forma individual pero sí me he sumergido muy bien en el ambiente de lucha, resistencia, esperanza  y destrucción que pretenden mostrar al mundo.

Por la Libertad o The end will be spectacular en inglés no es un documental pero casi. El guión se escribió en base a los testimonios de los supervivientes; dos de los no actores,  se interpretan a sí mismos; el resto del reparto también han vivido la guerra en primera persona; y los extras son los habitantes del barrio que se ofrecieron a colaborar. Sobre las localizaciones el productor ha manifestado que “desafortunadamente la guerra facilitó el rodaje. No hubo que reconstruir la destrucción” .
Elementos que sin duda añaden verdad a este grito de libertad.

Por la libertad ya se ha exhibido en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam y de Kolkata pero su estreno en territorio Español ha sido en la sección oficial de la Mostra de València. Está producida por Siria, Irak y España y es candidata a competir por todo. En los próximos meses el filme embarcará un tour de estrenos en nuestro país.

Un objetivo claro y una producción peculiar

Rajova Film Commune no es una productora cualquiera. Es un colectivo cinematográfico que nació en 2015 tras la revolución kurda y pretende cubrir las grandísimas lagunas de la zona con respecto al séptimo arte. En Diyarbakir no hay ni escuelas de cine ni salas de proyección. Pero Rojava ha creado su propia comunidad en la que los jóvenes tienen la posibilidad de aprender, rodar y utilizar el cine para dar a conocer su realidad.

«Si no contamos la historia, desaparece»

El objetivo de los kurdos es contar SUS historias desde SU perspectiva. Y no la de los medios de comunicación, con la que no se sienten identificados en absoluto.

«Si no contamos, la historia desaparece» ha afirmado la productora Alba Sotorra.

durante el rodaje de ‘Por la Libertad’
Laura Botta

Actriz y periodista enamorada de la vida y de la cultura. Cada día es una nueva oportunidad y algo extraordinario puede ocurrir. lauradsbotta@gmail.com