¿Has visto Vengadores: Endgame y has discutido sobre la película al salir de un cine abarrotado? Eso, queridos lectores, es arriesgarse a hacer un grave spoiler de forma involuntaria.

¿Has podido ver el último capítulo de Juego de Tronos de madrugada, antes que nadie? ¿Te has dedicado a publicarlo en tus redes a las cuatro de la mañana? ¿Anunciando que ESE PERSONAJE hace algo grandioso? Estás haciendo o induciendo un spoiler evitable, y lo sabes.

Y, como colofón, ¿has tratado de reventar una película o una serie cuando has podido, a sabiendas? ¿Lo has hecho por la adrenalina de saber que estás arruinándole la experiencia a más gente? ¿Porque te gusta que te insulten? ¿Por los loles?

Qué mal.

Sea cual sea la causa de este último caso, una muestra de bajeza humana de tal calibre debería ser atenuante en el Código Penal. A los hechos me remito.

La verdad sea dicha, creo que todo el mundo ha sido un poco pazguato en alguna ocasión al intentar compartir su entusiasmo por ciertas series y películas. Soy el primero que la ha liado en el pasado, no voy a pecar de hipócrita. Si me pongo a recordar, ha habido varias veces en las que no he sido consciente al hablar de obras susceptibles de ser destripadas. Veo que esto suele pasar más de una vez a distintas personas. A día de hoy, cualquier despiste o palabra dicha sin pensar dos veces puede arruinar la magia de una peli o una serie vista por primera vez. Y eso está muy feo.

Y es que vivimos en la era de la inmediatez, en los años de la información instantánea y en la dictadura del ansia. Esto último es especialmente preocupante, porque puede ser resultado de la búsqueda de la sensación de pertenencia a un grupo (al de quienes ven la última serie de moda, por ejemplo), pero también por necesidad de estar en el podio. Esa ansia de ser la primera persona que sabe y lo demuestra puede aniquilar el disfrute por el camino. Y lo repito: nadie está a salvo de este impulso, ni siquiera un servidor.

Da igual si es por inocencia o inconsciencia: cuando hacemos spoiler, quedamos como idiotas. 

Por suerte, hay maneras de evitarlo. Aquí va una sencilla guía en 5 pasos para evitar hacer spoilers, porque se ve que hay que ser más obvio que el mecanismo de un martillo para explicar normas básicas de convivencia.

1. Ante la duda, no digas nada

Si lo que tienes que decir no es más bello que el silencio, no lo digas. Esto es aplicable a cualquier situación de la vida, sin necesidad de que haya una serie, una película o un libro que goce de amplia popularidad de por medio. Al final, todo se reduce sencillamente a la aportación que puedes hacer a una conversación interesante. ¿Realmente vale la pena publicar lo potente que ha sido tu personaje favorito en el episodio que acaba de estrenarse de la serie del momento? Tómate un poco de tiempo para pensarlo, por favor.

Fuente: El Huffington Post

2. Empatiza con las demás personas

Vale, resulta que lo que tienes que decir es realmente interesante y aporta algo a la conversación acerca de un tópico susceptible de spoiler.

La situación es la siguiente: no todo el mundo tiene las mismas posibilidades de ver lo que has visto al mismo tiempo, ni de estar al día en un período de tiempo razonable. Esto se explica mejor con ejemplos: si la última película de Marvel se ha estrenado un jueves, ¿no crees que hay gente con muchísimas ganas de verla y que no podrán hasta que llegue el fin de semana? Es posible que haya personas que ni siquiera puedan verla hasta el día del espectador de la semana siguiente, así que guárdate los memes con spoilers durante un tiempo. No cuesta nada.

Seriously, stahp

De hecho, vayamos a más: si tu serie de preferencia y la de miles de personas estrena su nuevo episodio a las tres de la madrugada, podría ser prudente esperar un par de días. Puede que tres. No creo que te hiciera mucha gracia si lo primero que te encontrases al despertarte a las siete de la mañana es un spoiler, cortesía del cafre de tu compañero de carrera o de trabajo. ¿Harías lo mismo?

No. No lo harías. Por favor, no lo hagas.

3. Guarda la información sensible

Si eres consciente de que existen más personas que son tan fans como tú, ahora puedes tomar precauciones a la hora de comentar de lo que acabas de ver. Es tan sencillo como apelar a la comunidad fan que tiene la misma información que tú, mientras dejas que más personas se unan poco a poco. Como siempre, esto funciona mejor con ejemplos. Esta vez con dos conversaciones, una mal llevada y otra bien:

MAL

Persona 1: ¿Visteis el último capítulo de Juego de Tronos?

Persona 2: La verdad es que todavía no.

Persona 3: Yo sí, me ha flipado. No te decimos nada, pero ya verás el final. Estate atento a este personaje en concreto, porque lo que hace es increíble, sobretodo cuando llega este otro personaje y hablan concretamente de este tema. Pero yo no te he dicho nada, eh.

BIEN

Persona 1: ¿Visteis el último capítulo de Juego de Tronos?

Persona 2: La verdad es que todavía no.

Persona 3: Yo sí, me ha flipado. Cuando lo veas ya lo comentamos en grupo. Mientras tanto, voy a hablar con Persona 1 aparte porque ardo de ganas por comentarlo y así te guardo la sorpresa.

Aplíquese esta sencilla lógica al comentario por redes sociales.

4. No tengas prisa ni te dejes llevar por el aburrimiento

Esto no es una carrera para ver quién llega primero a la línea de meta, salvo que lo convirtamos en eso de forma colectiva. Desgraciadamente parece que es lo que está sucediendo. Una cosa es tener la primicia para un análisis, una valoración o un comentario, especialmente entre creadores de contenido interesante en redes y escritores profesionales. Lo ideal sería avisar con tiempo, proteger a lectores y espectadores de información sensible y pensar en las personas que pueden acabar leyendo el titular de lo publicado.

Sin embargo, hay campeones que se dedican a poner el spoiler bien destacado en el título para caerle mejor al algoritmo de Google. Hay muy mala fe a veces.

Gotta get those spicy clicks, boyz

Si no generas contenido útil ni tienes necesidad de publicar a toda velocidad, ¿por qué lo harías? Es posible que sea porque te aburres esperando para comentar y compartir cosas al respecto con la mayor cantidad posible de gente. Esto tiene una sencilla solución: busca cosas que ver o hacer y no des la lata. Ya llegará el momento de hablar sin restricciones. No intentes llamar la atención, deja que la gente disfrute de las cosas a su tiempo.

5. Atiende al entorno

El último paso es observar y responder en consecuencia. Si ves que todo tu entorno está pidiendo silencio por respeto a quienes desean experimentar algo especial por primera vez, hazlo y punto. Puede darse también la remota posibilidad de que encuentres diamantes en bruto que no hayan visto clásicos sorprendentes. A mí, por ejemplo, me pasó que estaba hablando con una amiga y me reveló que ni había visto Matrix ni tenía idea del argumento. ¿Te imaginas la cara que puso cuando la vio por primera vez? Hay magia en la primera reacción de alguien con algo que ha emocionado a miles, millones de personas. ¿Por qué arruinarla?

Y haya paz, compañía

– BONUS: Tampoco te vuelvas intolerante

Esto sigue siendo una extensión del paso 5. Al fin y al cabo, si ves que la veda se ha abierto completamente con algo que todo el mundo está comentando no es necesario que seas la nota discordante. Plantéate que hay spoilers completamente asentados a estas alturas (el “Yo soy tu padre” de Darth Vader es el caso por antonomasia) y que merecen la obcecación de nadie. Todo depende del momento y el clima alrededor de un tópico que esté causando furor.

En resumen: piensa en las demás personas, vive y deja vivir, pero no bajes la guardia. Recuerda siempre que Internet es oscuro y alberga spoilers.

Javi Marrero

Redactor de Cine y Series

He trabajado en varias áreas de la industria del séptimo arte. Mi pasión es escribir historias, el cine es el amor de mi vida y soy friki desde antes de que se pusiera de moda.