Teta&Teta lanza una alternativa para las mujeres que hayan sufrido un cáncer de mama y una mastectomía sin reconstrucción que amenaza con revolucionar el mercado de la lencería

 

El proyecto Sujetador Lola de Teta&Teta por fin es una realidad. Después de un año y tras un crowfunding exitoso (su objetivo era 13.000 euros y han llegado a 17.000), ya tienen el prototipo, y no sólo eso: stock limitado de dos modelos, uno de lencería y otro más de día a día, para la teta izquierda o la derecha, y de talla S a XXL. Sin embargo, el sujetador Lola no es perfecto, como sus mismas creadoras defienden: es por eso que han creado una campaña para retar a las principales marcas de moda para que reproduzcan el modelo y hagan sus propias versiones mejoradas. En menos de dos días, algunas marcas ya se han pronunciado aceptando el reto.

Teta&Teta es una asociación sin ánimo de lucro pero “con ánimo de desexualizar la teta y el ambiente”, según ellas mismas vía su página web (pincha aquí) . Desde el principio, han llevado a cabo iniciativas de corte social y feminista. En 2017, por ejemplo, elaboraron un mapa virtual donde se especificaban lugares donde amamantar en público era bienvenido, con el objetivo de normalizar este acto tan natural e injustamente estigmatizado. En 2018, volvieron a la carga con la iniciativa “A las olvidadas”, un proyecto en el que se animaba a mandar libros dedicados a reclusas. Tal y como ellas cuentan, la idea tuvo tanto éxito que se está desarrollando en otros países como Francia o México, siempre al amparo de Teta&teta.

La iniciativa del sujetador Lola comienza en Septiembre de 2019, hace más de un año ahora. Todo empieza cuando Idoia Miranda, recién operada de una mastectomía y que había optado por no reconstruirse el pecho, les escribe un mensaje por redes sociales pidiendo información sobre algún sujetador que conociesen con una sola copa. Y no, no conocíamos, tampoco encontramos, y mira que buscamos, así que decidimos crearlo.

Nace así el proyecto sujetador Lola, impulsado por un crowfunding por medio de goteo.org, en el que explicaban en su totalidad la iniciativa y cuyo objetivo principal era elaborar 30 sujetadores y braguitas a juego y 30 bodys. Como prueba de que Lola es un producto por y para mujeres de una sola teta, el proceso ha contado con encuestas, opinión y participación de algunas de estas mujeres. Así, se ha terminado creando un producto único. Ya no sólo por la escasez de sujetadores para mujeres con una sola teta, sino también por el cariño desde el que está hecho.

Sin embargo, desde Teta&Teta lo dejan claro: Lola tiene muchísimos defectos. La campaña con la que han decidido lanzar el sujetador pone por delante todas las pequeñas deficiencias que tiene: sólo hay dos modelos, no sujeta demasiado bien una teta grande, no es para todos los bolsillos, tiene la costura en el pezón… Y desde ahí precisamente hacen su llamamiento a las grandes marcas: exponen que, al no tener suficiente presupuesto, Lola es una buena idea pero no se ha desarrollado plenamente.

Es necesario que las marcas pongan su granito de arena y así saquen distintos modelos, más baratos, más cómodos. Un ejemplo que pone María Rufilanchas, la creadora de Teta&Teta es el tema de la costura en el pezón: “Para que el sujetador no tuviera costura en el pezón o para intentar meterle refuerzos, necesitábamos una maquinaria especial”, como cuenta a Verne, una cuestión difícil si hablamos de que el presupuesto completo del proyecto se ha basado en crowfunding. Así, crean el reto #massujetadorescomolola y se dirigen a las grandes marcas, dedicando post únicos a marcas concretas, como Etam o Women’s Secret.

En menos de una semana, algunas marcas ya han contestado. Oysho, tan sólo tres días después de la salida de la campaña, escribió a la cuenta de Instagram de Teta&teta diciendo que aceptaban el reto añadiendo a su ya previa colección de sujetadores postoperatorios una propuesta basada en el diseño Lola.

A las pocas horas, Mango también contactaba con Teta&Teta a través de la misma red social para aceptar el reto oficialmente explicando que apoyaban la investigación oncológica a partir de varias colecciones y que se unían con emoción a la propuesta.

 

Las chicas de Teta&teta celebran con razón la unión de estas dos marcas a la iniciativa, que en realidad es mucho más que un sujetador, aunque sólo sea un sujetador. Las personas que se han visto sometidas a una mastectomía son constantemente presionadas en mayor o menor medida a pasar por una reconstrucción (que en ocasiones puede resultar beneficioso, pero otras veces no tanto por las molestias que puede llegar a causar) y aunque decidan negarse, o esperen a tomar una decisión, los únicos sujetadores que existen en el panorama actual para mujeres de una sola teta son con un relleno que haga parecer que tienen dos tetas en vez de una.

El hecho de que gracias a esta iniciativa de Teta&Teta y de que dos grandes marcas ya hayan aceptado el reto significa el principio de un cambio en la forma que tenemos de ver los cuerpos femeninos: la aceptación de que tener una teta es algo que le pasa a muchas personas y que no deberían ser presionadas a fingir que tienen dos y no una.

El sujetador Lola de Teta&Teta es el principio de un cambio estructural que se basa en, simple y llanamente, la aceptación del cuerpo (mayoritariamente) femenino tal y como es.

View this post on Instagram

Hoy, en Mujeres de tetas tomar, una mujer a la que amamos con la fuerza de los mares. ¿Qué podemos decir de Rocío Jurado que no se haya dicho ya? Mejor centrarnos en este momentetazo televisivo de 1995 y guardarlo aquí para siempre. La pregunta que le hace la presentadora no es gratuita. Veintiún años antes de esta entrevista, en 1974, horas después de la muerte de Pompidou, la más grande salió al escenario de otro programa ("Cambie su suerte”) a cantar embutida en un vestido de seda con un escotazo hasta el ombligo que escandalizó a medio país, se armó un tole tole… y eso que no había redes. Dicen que hasta la esposa de un ministro, al verlo, agarró el teléfono y llamó a la dirección de la cadena: ¡Eso es una vergüenza! Nos la imaginamos frotando nerviosa las perlas de su collar de perlas rusas, quizá subastado ya en Christie´s. La escandalera por lo visto duró varias semanas. Algunos medios de comunicación intentaron hundirla pero encontró manguitos en mucha gente -tan moderna como ella- que salió en su defensa; quedaba un año y medio de dictadura. Gente que más tarde cantaría y lloraría con: “Hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigooooo.” Qué grande Rocío Jurado, que hizo siempre lo que le dio la gana y dijo cosas -también en sus canciones- que trajeron cola. Y no precisamente de las batas. Os dejamos en stories link a la noche del vestido y a una entrevista que le hizo Jesús Hermida en los 80 que es puritito oro. 🙆🏻‍♀️💜

A post shared by teta & teta (@tetayteta) on

Como dice la propia campaña, si hace más libres a unas, nos hace más libres a todas.

Gracias, Teta&Teta, y esperemos que se unan todas las marcas que han sido retadas.

Se describen como una asociación sin ánimo de lucro pero con ánimo de desexualizar la teta y el ambiente. Reivindican libertad femenina a través de la creatividad y el activismo.

Clara Rivero

Feminista, seriéfila, sevillana y un poco poeta. Me gusta contar cosas, opinar en general y la pizza barbacoa. Fan incondicional de Netflix y Buzzfeed. Tú no te preocupes que yo te lo cuento.