Si la vida da muchas vueltas, imagina cuanta vida te pueden dar esas vueltas. Y Amaia nos lo relata a la perfección en su último debut

Una vuelta al sol, el documental de Amaia para la plataforma Amazon Prime Video, es metafóricamente un desnudo integral de sus entrañas. Tal y como dice ella en su inédita canción Javier es algo así como “todos me ven, pero nadie me mira“.

 

“Se hace camino al andar”

Recorrer la trayectoria de Amaia, reviviendo momentos como aquel “No” de Mónica Naranjo a su paso por “El número 1” en el 2012 hasta día de hoy, te hace reflexionar que una vuelta al sol es mucho más que una metáfora, es una invitación a aprovechar el tiempo, a pensar, si cabe, más de la cuenta.

En el transcurso de los planos, con una banda sonora meticulosa y estratégicamente escogida, se suceden muchos acontecimientos: los primeros conciertos, la filtración del sonidos de Nuevo Verano o de imágenes del videoclip de Relámpago, Buenos Aires, Nueva York, Barcelona… Y en ellos muchas sensaciones como el miedo, la rabia, la duda, la ilusión, el amor y la pasión. Sensaciones que tal vez a una persona como a mí, me han hecho pensar en muchas cosas. Entre ellas que ni en cien mil días podría llevar una vida así.

Estas imágenes que se van sucediendo ponen el acento en aquella verdad de que las personas no somos nada y que nos vamos haciendo a lo que vamos viviendo. Además invita a comprender que, en esa misma nada, nadie merece ser juzgado si no se ha puesto en tus zapatos.

En sus zapatos

Una vuelta al sol es el reflejo de un año en sus zapatos, artísticamente mágica y personalmente deliciosa. Desde primeros planos de sus manos al piano, de cara a una ventana al final del pasillo de su piso en Barcelona, hasta su salida al escenario en el concierto que daba el pistoletazo a su nueva carrera, con un disco sin salir y un público abarrotado, pasando por su inicio y fin en el conservatorio.

Igual que hace con sus canciones, su día a día transmite esa sencillez que tanto le caracteriza. Y es que al fin y al cabo no deja de ser una chica de veinte años que un día decidió caminar por el camino que quería, aún con el riesgo de desconocer las salidas.

¿Qué supone dar una vuelta al sol para Amaia?

Una vuelta al sol es el paso del tiempo, es el reflejo de la realidad, con los que estaban, están y estarán. En este reflejo están sus padres, hermanos, amigos, compañeros y profesores. Todos aquellos que pasan por una vida e independientemente de la intensidad, acaban dejando huella.

Por muchos días que tenga una vida, por muchas vueltas que dé, nunca se conoce del todo a una persona. A las personas las conocemos en diferentes momentos, con sus peculiaridades y particularidades, tanto de la la persona en sí, como del momento que uno vive. Ese momento exacto, es el que tal vez nos una a una persona para siempre.

 

Considero (como espectadora y persona) que el documental está lleno de lecciones tanto profesionales, que distan de mi realidad, como personales. Rodéate de gente, al final, darán igual 1000, 100 o 10. Pero rodéate de aquellos que te pongan los pies en el suelo, que te hagan reír y llorar pero que jamás te permitan olvidar que todo presente ha tenido un camino, que es el que te ha hecho llegar hasta esta coordenada.

En la vida daremos muchas vueltas al sol. En todas esas vueltas, quédate con la gente que no las haga eclipse, si no que haga que ese sol tenga ganas de seguir girando.

Tenéis que ver, Una Vuelta al sol. No hay nada más empático que ponerse en los zapatos de otro y sin dejar de ser uno mismo y caminar en compañía sin juzgar la dirección.

 

 

Hay veces en la vida que las cosas no salen como uno espera y tal vez mucho menos como uno quiere, pero está en ese fallo, en ese deseo incumplido la esperanza o el motivo para seguir caminando. Estamos seguros de que a Amaia le quedan muchas vueltas al sol tan llenas como esta.

 

Os dejamos el enlace para poder escuchar su disco, lo primero que haréis al terminar el documental. Pincha aquí.

Sara Santatecla

Maestra, reinvindicativa, feminista y libre. Adoro escribir, vivir, el arte en general y la educación especial. Todo momento tiene su banda sonora.