Dada la creciente concienciación en torno a los problemas sociales, medioambientales y energéticos graves a los que nos enfrentamos, hay muchas iniciativas que, con mimo e ilusión y desde la creatividad, están proponiendo alternativas en los campos de la moda, el diseño y la divulgación artística.


 

Desde el colectivo Rayarte nos han querido enseñar todas esas mentes creativas que pretenden trabajar para conseguir un modo de vida más sostenible. Todas ellas tienen algo en común: parten de un modo de vivir que se extiende al terreno profesional, creativo y artístico. Buscan un cambio de paradigma, siguiendo filosofías como la de zero waste en la vida personal y familiar o reevaluar las necesidades de consumo y los hábitos en el día a día. Educarse para ir cambiando poco a poco la forma de hacer, de producir, de vivir.

 

El buscar orígenes sostenibles, reflexionar sobre los procesos o incluso reutilizar materiales y ofrecer nuevas vidas a deshechos son también maneras de crear objetos, ropa y arte únicos.

 

Se ayuda así a divulgar una filosofía de vida que es necesaria porque la sostenibilidad es, además del cuidado del medio ambiente, una búsqueda de justicia social y una economía equitativa. Se centra en la producción local y en un trato cercano con la gente gracias a los mercados, es decir, en establecer relaciones más coherentes y saludables.

Desde el colectivo Rayarte, formado por un grupo de artistas, quieren mostrarnos el ambiente culturalmente activo que existe gracias a iniciativas creativas. Esto permite mantener un aprendizaje constante, una retroalimentación entre iniciativas y realizar colaboraciones que enriquecen los proyectos y a las personas detrás de ellos.

Se han centrado en el País Vasco, donde han encontrado muchas respuestas, desde enfoques diferentes a la necesidad inequívoca de cambiar los hábitos y construir con otros valores y maneras de hacer.

 

ARTEKOM

ARTEKOM, en el campus de Bizkaia de la UPV/EHU, trabaja el Arte para comunicar la necesidad de una transición energética ecológica.

En lo que se refiere a trabajar con el Arte, como medio divulgativo de la problemática socioambiental, podemos destacar el proyecto ARTEKOM. Grupo que surgió cuando un grupo de docentes de la Facultad de Bellas Artes estuvieron interesados en introducir la temática ambiental en los trabajos, compartieron inquietudes con un profesor de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación. Desde el 2018, profesorado, alumnado y PAS de las Facultades ya mencionadas y la de Farmacia, buscan en este proyecto interdisciplinar comunicar, a través del Arte, la necesidad de realizar una transición energética, ecológica y sostenible.

Susana Jodra y Carmen Marín, profesoras de Bellas Artes, afirman que desde el ecologismo y el arte de los años 60 se ha estado muy pendiente de estos temas de importancia social; y que precisamente el Arte tiene la capacidad de llegar a quien está viéndolo. Consideran que en eso están sus objetivos con Artekom, en realizar un trabajo que, desde el Arte y con una investigación profunda, permita no quedarse solo en la superficie de la problemática, en hacer algo más que “embellecer” los temas tratados al comunicarlos al público.

Ese último es un sentido en el que todos los proyectos que se presentan a continuación coinciden; es importante mantener una coherencia, que se extiende a los hábitos de vida mismos y que requiere un trabajo de formación constante para ir mejorando día a día. De buscar un camino hacia la sostenibilidad en las diversas prácticas.

Los más jóvenes

Los proyectos jóvenes y llenos de ilusión de Pura Madre, Aura Libre y Kéyah, se dedican al diseño y elaboración de prendas, joyería, complementos y decoración. Y por último, el trabajo del colectivo Basurama, originario de Madrid, que se dedica a crear proyectos de un espectro muy amplio utilizando materiales desechados. Desde Rayarte se han puesto en contacto con sus representantes y han contado, para todos los lectores de Coolturize Magazine, qué les mueve para crear, qué es importante de sus filosofías y cómo es trabajar desde la sostenibilidad.

 

AURA LIBRE

Mario y Mikel nos hablaron de AURA LIBRE, una tienda de ropa sostenible que surgió de la necesidad de poner en marcha un proyecto personal donde crear situando en conjunto la creatividad y los valores. Para ellos, todo empezó con una reflexión consciente de sus hábitos. Fue esa reeducación y la atención a qué es lo que las marcas u otras pequeñas empresas hacían en su trabajo, lo que ayudó después a formar los criterios que siguen en Aura Libre.

Apuestan por ropa de calidad, unisex y de orígenes éticos hacia personas, animales y medio ambiente tanto en la producción, confección, como en la distribución.

La marca, además de crear la ropa, busca acercarse a un público, generalmente local y de todas las edades, amante de la naturaleza y aire libre; personas con un nivel de autoconciencia e implicadas con este desarrollo personal. Esto se refleja en la manera de gestionar su tienda online y sus redes sociales, donde alternan explicaciones sobre sus principios, frases inspiradoras e interacciones con los clientes y seguidores.

Para conseguir un proyecto planteado con mimo y coherencia ha habido un largo proceso de investigación que se puede intuir en estos espacios. Admiten que es imposible ser 100% sostenible cuando se produce, pero que hay niveles de sostenibilidad. Buscan mejorar cada día y seguir creciendo tanto a nivel personal como a nivel de proyecto, que para ellos va ligado.

Nos dejan con una reflexión personal importante: “apoyarse entre iniciativas es indispensable; el cariño y la personalidad que se vuelca en su proyecto es lo que hace cada propuesta única, con identidad propia. No existe la competencia sino la completencia: la oferta y la variedad no hacen sino reforzar las ideas y fomentar su evolución.

KÉYAH

Desde KÉYAH, Sonia y Sendoa nos trasladan también que fueron las ganas de vivir siguiendo una ética y de desarrollar libre e independientemente un trabajo creativo, lo que les impulsó a crear su tienda de joyería y decoración. Con los valores de una familia con vida sencilla e imaginativa, utilizan materiales sostenibles como la cerámica.

 

 

Llevan creciendo desde 2018, y su trabajo puede seguirse en redes y en su tienda online, donde realizan piezas de decoración por encargo. Su referencia tanto por su artesanía como por la sostenibilidad en su práctica se fija en LNRCE y su cerámica y decoración marroquí. También nos hablaron muy bien del proyecto HEMEN, del que destacarían el lema:

“La revolución del hacer, intentando sobrevivir”.

 

 

Ahora mismo están trabajando con Julene Gregorio, diseñadora de moda y estilista, en una colección de joyería que tienen muchas ganas de que vea la luz. En cuanto al enfoque que quieren darle a sus materias primas -como, por ejemplo, la madera-, nos hablan sobre la importancia de revalorizarlas y darles segundas oportunidades. Para ellos, las prácticas sostenibles son un proceso continuo de investigación y aprendizaje, en el que intentan cada día ser un poquito mejores. En los proyectos que emprenden en Kéyah buscan durabilidad y calidad; son alternativas a la fast fashion, que dependen de una filosofía diferente según la que crear y diseñar. Poco a poco, con mucho cariño, están consiguiendo abrirse un hueco gracias a ellas.

PURA MADRE

Mara Montiel es la creadora de PURA MADRE, un proyecto que nació también en 2018 impulsado por un sentir hacia un cambio de paradigma. Tras varios años rescatando prendas vintage, decidió empezar un proceso donde las prendas que le parecían obsoletas, modificables o transformables, adquirieran una segunda vida.

 

 

Consideró que Bilbao ofrecía muchas oportunidades y por ello apostó por quedarse en esta ciudad. Mara nos cuenta que admira a la gente que se aventura a crear un camino diferente ya que cree que a día de hoy es significativo poder hacer lo que una quiere. Nos menciona por ejemplo a Paloma Wool, Aniela Parys y Xavi Fernández. Nos habla de Ecoalf, donde dieron un giro a la forma de reciclar ropa creando residuos, y nos menciona que el equipo Bask se ha acercado al público con un movimiento consciente y transparente en torno al mundo textil, creando algo más que una marca.

Admira a gente que busca esa fórmula donde “todes ganamos: tú ganas, yo gano, y el planeta también”.

View this post on Instagram

. 💛 Pura Madre, made in Bilbao 💛 Estos días están siendo momentos bonitos para el descanso, el cuidado, la reconciliación con una misma, el aprendizaje, la resiliencia, la fortaleza y la creatividad. . Seguimos trabajando en el estudio para poder conseguir los resultados que deseamos en nuestras creaciones; poniéndole un cariño inmenso a cada cosa que realizamos. Hoy estamos muy agradecidas por el camino trazado, agradecidas por todo el apoyo que estamos recibiendo con palabras llenas de fuerza y también por vuestra ayuda en forma económica. . Gracias por sumar; por devolvernos la esperanza con vuestros actos en momentos difíciles. . . Queremos que conozcáis la raíz de este proyecto, el lugar de gestación, el porqué de esta iniciativa. Queremos mostrar quienes somos. . . Aquí un pequeño vídeo de lo que acontece en el taller. . Gracias 🌼💜🌏🍃 . . #estudio #puramadre #creación #coser #cuarentena #textil #bilbao #dosdemayo #dosdemayobilbao

A post shared by Pura Madre (@puramadre.custom) on

Mara cree que cada retal que rescata no es más que un paralelismo de lo que acontece en su vida en otros aspectos, desde la comida, sus relaciones o la forma de reciclar basura. Dice que poder apreciar las cosas, mirarlas con otros ojos y transformarlas es un ciclo de vida resiliente. Pura Madre busca en cada prenda que sea única, que tenga una historia. Escoge por impulso las telas que reutiliza porque la han cautivado y le transmiten una sensación positiva que traslada a su proyecto. Ahora mismo trabaja con Oihane Zunzunegi, quien se encarga de la parte de marketing y diseño gráfico. El trabajo en equipo les ha permitido centrarse y reforzar la creatividad y recientemente han puesto en marcha su tienda online.

 

BASURAMA

Desde la sede permanente que BASURAMA tiene en Bilbao, Pablo Rey nos habla de este colectivo en el que se dedican a investigar, visualizar y reutilizar procesos y materiales relacionados con el consumo y la basura en proyectos locales, adaptándolos a cada contexto. Es ahí donde buscan colaboradores, a veces son diferentes asociaciones, otras veces surgen a partir de las diferentes actividades personales de sus miembros. Tienen proyectos de arte, investigación, talleres, comisariado… mediante los que trabajan en el contexto social, casuístico, funcional y material.

Basurama nació en la Escuela de Arquitectura de Madrid, en un festival que se organizaba con basura; de un grupo que pretendía realizar actividades que con el paso de los años llegaron a otros lugares.

Entienden los proyectos y su manera de producirlos como ese modo de llevar a la práctica lo sostenible. Utilizan materiales locales considerados desechos para darles una nueva vida sin producir otros materiales.

Son críticos con el reciclaje porque consideran que sirve para relajar conciencias y motiva el consumo.

En el entorno de Bilbao han realizado festivales colaborativos como Biribilbi, y han participado con Recrea2 y con Tunipanea, por ejemplo, en un proyecto llevado por Gabriela Sagarminaga para utilizar la lana desechada de ovejas cara negra de la zona.

 

 

 

La situación de crisis sanitaria por el COVID-19 ha afectado a todas estas iniciativas, ya sea por proyectos que se han parado o la imposibilidad de recibir materiales y producir nuevo género en algunos casos. Sin embargo, están intentando seguir adelante con ilusión. Mantener propuestas ingeniosas y honestas, apelando a ese sentimiento de comunidad y unión.

En Pura Madre han abierto un crowdfunding para mantener el taller en estas semanas, y en Aura Libre han decidido, por solidaridad con los repartidores, no realizar envíos hasta pasado el confinamiento; han suprimido los gastos de envío en los pedidos y han organizado “mercadillos digitales” a través de su cuenta de Instagram, donde responden a preguntas, ofrecen descuentos, proponen juegos y mantienen el contacto con quien se interese por su trabajo y su filosofía.

Lo importante, para cualquier iniciativa, es mantener el espíritu y aprovechar la oportunidad para darle tiempo a aspectos que antes, tal vez, se habían descuidado por cuestiones logísticas de llevar un negocio. Todas procuran seguir trabajando desde casa en la medida de lo posible.

Sin duda, son proyectos llenos de entusiasmo y buenas intenciones, con un trabajo muy cuidado para dar coherencia a sus maneras de pensar y hacer. Definitivamente, merece la pena acercarse y conocerlos.

Juan Carlos Sastre

Director de Comunicación

Cofundador. Maestro y Comunicador Audiovisual. Amante del mundo del arte en todas sus vertientes.